¿PARA CUÁNDO LA SMART STORE?

Últimamente todo lo pienso en “formato” digital, no sé porque será… Trato de concretar lo que ya he comentado en otras ocasiones, conseguir que la tienda física se adapte rápidamente y sea capaz de sobrevivir a este cambio de paradigma.

0009976841U-1920x1280La transformación digital es de tal magnitud, que el camino no pasa por pelear para conseguir salvar las tiendas, sino de cómo tenemos que hacer para unirnos a ese evento. Solo si cambiamos el chip, nunca mejor dicho, tendremos alguna oportunidad.

Lógicamente los “momentos” por país van a ser distintos. No es lo mismo la situación en US, Alemania o Reino Unido, que en Rusia o Brasil, países emergentes en donde al comercio mas tradicional aun le queda recorrido.

Tenemos que ponernos a trabajar en cada uno de los elementos de la tienda, qué estamos haciendo hoy, qué podríamos estar ejecutando y dónde queremos estar en el medio plazo.

Porque algunas veces, hablando de cambio, he nombrado pantallas, dispositivos, códigos, pero no me estoy refiriendo a remodelar una tienda, no son parches sobre lo actual, me refiero a realizar el proyecto desde 0. Nada de lo que está hoy vale, o sí, ya se verá. Es rehacer el Concepto.

Por ejemplo, cuando al hablar del circuito decía que había que ser rupturista, no estaba pensando en la posición de los lineales, ni de emplear mas o menos luz, o de si la implantación tendría que ser de un modo u otro. Realmente tenía en la cabeza cosas mas drásticas, algo como eliminar todos esos estereotipos.

Se trata de dar un giro radical. Lo que importa es todo lo que tiene disponible el cliente para comprar, y no tanto si el lineal está en diagonal o si el suelo de la tienda es de madera.

Podemos hacer listas con aplicaciones, descargarlas en el dispositivo que nos acompaña con el carro. En la pantalla y en función de nuestra selección, recibir propuestas de artículos similares a los de nuestras preferencias o alternativas en caso de que no haya existencias. Ver promociones, descuentos, información, comparativas, consejos, recetas, propuestas para ahorrar o para eventos especiales, atención online, solución de problemas y miles de posibilidades mas, a medida que pasamos por cada pasillo. Todo por que un GPS ademas de guiarnos envía información en tiempo real de nuestros movimientos. Y finalmente, pagar sobre la marcha, en el mismo carro, sin papel, solamente con registro en nuestras cuentas.

La tecnología y la información están disponibles, nos queda conectarlas con el punto de venta. Si eliminamos la palabra carro, el resto es el proceso que se repite cada minuto en las cientos de web de e-commerce. Algunas no ganarían nunca un premio por ser las mas cautivadoras, pero la gama, la oferta y la operativa que despliegan, es lo que mas se acerca a lo que los clientes esperan, por eso tienen éxito.

Desde hace un tiempo hay mucho “carbón en la caldera” digital y menos en la parte del negocio mas tradicional, aun a sabiendas de que sigue siendo quien sostiene la cuenta de resultados en la mayoría de los casos.

Mientras para abrir una tienda que va a facturar entre treinta o cuarenta millones, apenas un puñado de personas corren de aquí para allá, para poner en marcha el .com, que con suerte facturará menos de un tercio en su segundo año, el despliegue de equipo es quizá, el “apropiado”. Y es que nadie se imagina no tener un call-center para atender la venta on-line, pero en las tiendas cada vez hay menos vendedores, como si los clientes fueran menos importantes. Entrar en una web y que falte el menú de entrada a las diferentes categorías es poco menos que imposible, sin embargo, en lo terrenal, a duras penas se mantiene el estándar, porque el que vende también cuelga carteles, repone y da consejo.

¿Cuánto tenemos que dejar de gastar en algunas partidas de inversión para dedicar el presupuesto a otras cosas?, aquellas que garantizan la disponibilidad, la coherencia de los precios, la atención personalizada, el asesoramiento..

Se venden millones de Smartphone, se trabaja sobre proyectos increíbles para transformar la ciudad en una Smart City, ¿para cuándo la Smart Store?.

No todas las tiendas son iguales, y habrá que adaptarse a cada una, pero hay mucho campo. Se puede ir progresando, y habría que hacerlo ya, vamos con retraso.

Por tanto, un primer paso es comenzar a emplear lo que ya tenemos y estar con los oídos muy abiertos a lo que viene. Es un trabajo en estrecha colaboración con los proveedores, que también deberán ponerse al día, gestionando la categoría de principio a fin, trabajando con y para los clientes. Hay que echar abajo todas las barreras entre departamentos, nadie mas alto, mas guapo, mas conveniente..todos a lo mismo.

It´s time to change..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s