LA IMPORTANCIA DE LOS DETALLES. LA HÁPTICA

Casi siempre que empezamos en un proyecto, los primeros pensamientos se centran en aquello que puede ser el corazón del mismo y, a menudo, olvidamos los detalles. Y los olvidamos a pesar de que sabemos que pueden hacer la diferencia, que de hecho, han sido la diferencia en no pocas ocasiones. Aquellas expresiones tan utilizadas como ” no sé porqué, no me acaba de convencer; le falta algo…, definen sensaciones que son difíciles de captar, pero que son las que nos hacen decidirnos por una cosa u otra.

0008728084G-1920x1280

Yo no soy un especialista de la industria del automóvil, como mucho, un aficionado a los coches con cierto diseño, muchos de los cuales, ya no están siquiera en las cadenas de montaje. Y dentro de esa categoría, soy de los que prefieren sus curvas y cueros, que los cilindros o los caballos que los mueven.

En el mercado actual, que está sufriendo los efectos de la crisis, quizá de una manera especialmente destacada, las marcas de coches siguen trabajando en sus modelos queriendo encontrar, como cada uno de nosotros en nuestras respectivas disciplinas, la piedra filosofal, que haga que se vendan infinidad de unidades, o como poco, el doble o triple que la competencia.

En esa búsqueda, podría parecer que el motor, su consumo, el diseño, son los aspectos mas destacados. Sin embargo en una situación en la que los precios son parte fundamental del argumento promocional de las marcas, hay detalles que pueden hacer la diferencia.

La háptica es una disciplina poco conocida, pero muy sorprendente. Quienes la practican se dedican a descifrar el comportamiento y las sensaciones que produce el tacto (Sentido háptico). Como curiosidad diría que el sentido del tacto es tan importante, que si nos viésemos privados de él, caminar o sujetar objetos se convertiría en una tarea muy difícil.

El mando de la playstation, con el sistema de vibración integrado, es un ejemplo de la tecnología háptica. Así, cuando durante un juego de conducir coches, el mando vibra, está produciendo una respuesta en el cerebro de la persona que lo sujeta. En este caso, la que sucede al unir esa vibración, a la misma o parecida situación real almacenada en el cerebro del jugador.

Pero quizá esto sea sencillo de relacionar o, volviendo al mundo del automóvil, la sensación del tacto del cuero de los asientos, el de la palanca de cambios y el volante y cualquiera de aquellas partes del coche, que en el uso habitual pueden llegar a tocarse. Lo que no parece tan obvio es si esta disciplina la llevamos a los “clics” que producen los mandos de un equipo de sonido, en el interior del vehículo.

En Audi se refieren a esto como ” el valor de un clic”.  Los equipos de Háptica de la marca relacionan ese sonido, perfectamente estudiado y modulado con la sensación que se produce en el tacto en el justo instante de accionarlo. Yo diría que es el siguiente nivel del detalle. Por supuesto, alta tecnología, con procesos de trabajo igual de largos, o mas, que los del diseño de partes que podrían parecer mas complejas a primera vista.

Cada sector tiene sus “clic”, háptica es Neuromarketing en la medida que aprovecha o busca aprovechar los sentidos para favorecer las sensaciones de los clientes y en definitiva su experiencia de compra o el uso, para que posteriormente genere una fidelidad.

Está claro que ese “valor del clic” no es algo que tengan todas las marcas igual de claro, y en este caso ya no me estoy refiriendo solo a las de coches. El cliente, nosotros cuando también los somos, tenemos cada vez mas exigencia. Cómo trasladamos esto a nuestras empresas puede ser la clave.

Cuando todo se puede llegar a parecer tanto, reservar una parte de los esfuerzos para ese o esos “clic”, puede ser inteligente porque, sencillamente, puede ser la diferencia. No es menos cierto, también, que parece un sin sentido trabajar en ellos, cuando la parte fundamental del producto o negocio, no está funcionando de manera redonda. Si no es una excusa para no avanzar, lo primero es lo primero.

Audi no ha llegado donde está trabajando solo en los clics. La carrocería, el motor, la seguridad etc, todo unido, han hecho un producto compacto.

Vamos por nuestros clics.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s